Los drones llegan a las bodas: ¿por qué son todo un acierto?

Comparte la noticia:

Unos de los aspectos más importantes en una boda son sin duda las fotografías y vídeo; casi igual de importantes que la ceremonia y el banquete.

La moda que viene desde el aire

Muchas parejas buscan hacer el vídeo de manera original o algo diferente a lo tradicional. Ahora la tendencia más novedosa es hacer el reportaje de las bodas desde un dron.

Las empresas de drones han pasado de grabar para películas o vigilar bosques, a meterse en el nicho de las bodas. Con ello logran actualizar un mundo en el que nos parecía que ya estaba todo visto, con imágenes espectaculares y secuencias propias de las películas de Hollywood.

Pero este recurso va más allá de grabar la ceremonia, dado que también se ha puesto de moda la entrega de los anillos desde el propio dron.

Antes de plantearte este tipo de servicios, son premisas importantes acudir a profesionales y pedirles que averigüen si en la zona está permitido el uso de drones, ya que cada país y localidad tiene sus propias normas y leyes para estos aparatos.

Es fundamental tener en cuenta estos aspectos, pues muchas personas piensan que basta con comprar un dron y se pueden meter en un buen lío, por no saber cómo funcionan estas tecnologías y las leyes que se les aplican.

En muchos países, se pide una licencia para pilotar drones y un seguro que cubra cualquier desperfecto ocasionado por ellos. También suele ser muy restringido el uso de estos aparatos en ciudades o urbanizaciones con muchos habitantes. E incluso puede ser hasta delito captar imágenes en ciertas zonas.

Asimismo, puede que quieras grabar un poco más alto y debas notificarlo a algún servicio de información aeronáutica.

Como verás, no solo se trata de ir a la tienda y comprar un dron. Es por eso que muchas veces, es conveniente contratar los servicios de profesionales que saben lo que hacen y cuentan con la documentación y los seguros pertinentes. Ellos mismos se encargarán de estudiar la zona y determinar las leyes que se aplican en ella.

Esta tendencia de las bodas grabadas a vista de pájaro viene de 2014. No se había popularizado demasiado, debido a ciertas restricciones normativas para grabar en ciertos sitios; sin embargo, conforme se ha ido cambiando la ley, ha permitido dar un empuje a este tipo de empresas.

Lo normal es usarlo para las escenas de salida y entrada de la novia a la iglesia, pero se utiliza también para captar fotografías espectaculares de grupo. Has de tener en cuenta que, para otra clase de detalles, es mejor usar las cámaras tradicionales y captar esos momentos únicos. Además, se puede hacer pesado ver todo desde el aire o en movimiento constante. Es por eso que este tipo de grabaciones es ideal para complementar las tradicionales y crear unas escenas propias de una película de alto presupuesto.

Conclusión

Hoy en día, hay varias ofertas en este sector y se consiguen precios no tan descabellados como los de hace unos años, siendo más asequibles para nuestros bolsillos.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *