Los consumibles reciclados son la mejor opción para el planeta

Comparte la noticia:

Cada día que pasa nos encontramos con noticias más preocupantes acerca de la situación ecológica en el planeta. Las cifras casi siempre son de tal magnitud que tenemos la sensación de que nosotros a penas podemos hacer nada, pero eso no es cierto.

Como dice el refrán: “un grano de trigo no hace granero pero ayuda al compañero”. Nosotros desde nuestras casas, trabajos, empresas, etc… podemos aportar muchos granos de trigo. Sólo con centrarnos en la venta de consumibles de oficina ya veremos que podemos ahorrar un severo daño a la Tierra.

Pensemos sólo en la cantidad de cartuchos de tinta año tras año van a parar en los vertederos. ¿Serías capaz de dar una cifra? Pues se calcula que en el entorno de los cuatrocientos millones de estos consumibles terminan apilados en montañas de basura.

Ahora piensa en otro dato: hacen falta cuatro litros de petróleo para fabricar un cartucho de impresora. Imagina sólo lo que en ahorro de emisiones de CO2 supone al año.

A tener en cuenta

– El periodo de tiempo que necesita un cartucho en la naturaleza para descomponerse es superior a 450 años.
– Se podría cubrir la linea del ecuador con los cartuchos de tinta que se envían a vertederos a nivel mundial.

El reciclaje aporta

– Un barril de petróleo son 159 litros, es decir cada 39 cartuchos de tinta que reciclemos ahorraremos un barril de petroleo con lo que esto representa para nuestra entorno.
– Se evitan zonas de basuras en las ciudades, con la consiguiente mejora de paisaje.
– Reducción de consumo de agua estimado en un 60 %.

Los recursos en nuestro planeta son escasos a pesar de que mucha gente piense lo contrario. Pero el recurso más limitado es la salud de la Tierra. No nos engañemos, malgastar recursos de forma banal no sólo es perjudicar al medio ambiente, también es derrochar en el recurso más valioso que tenemos los seres humanos: LA SALUD.

Todas las emisiones de CO2 que podamos evitar, el consumo de agua que logremos reducir y las montañas de basura que consigamos remover irán en beneficio de nuestro bienestar, nuestro y de nuestros hijos.

Ya sabemos que a veces nos cuesta pensar a un plazo más allá de la perspectiva de nuestra propia vida, pero es fundamental para que nuestros hijos puedan disfrutar de un planeta azul que nosotros seamos capaces de reducir los elementos contaminantes que sin importancia introducimos en nuestras casas, ciudades, etc.

El peor enemigo que tiene nuestro planeta no somos nosotros como muchos intentan hacernos creer. El peor enemigo de nuestro mundo es que creamos que todo está perdido porque lo que hagamos es sólo una gota de agua en un océano.

Debemos darnos cuenta de que muchos gestos aislados son un gesto muy grande y así podremos conseguir revertir la situación de deterioro medio ambiental a la que estamos sometiendo al hogar de nuestros descendientes. Una buena forma de empezar es con un pequeño detalle como puede ser: usar consumibles que procedan del reciclado.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *