Cuidados para los más pequeños de cara al verano

Comparte la noticia:

Metidos de lleno en el invierno, es inevitable mirar de reojo hacia la primavera y el verano, y es que estamos deseosos de que llegue el buen tiempo. Tanto que no hemos podido evitar comprar ropa de niña para verano, echar un vistazo a algún bikini que nos motive, pensar en el lugar al que iremos de vacaciones, etc.

Conscientes de ello, hemos querido realizar un post enfocado a los papás y mamás con niños pequeños, en el que vamos a dar una serie de cuidados a tener en cuenta de cara al verano que serán de gran ayuda para que los peques no sufran ningún tipo de problema. ¡Comenzamos!

Atención a los piojos

Es una realidad que aproximadamente el 30% de los niños de nuestro país cogen piojos cuando llega el buen tiempo. Esto, más que por falta de higiene, se produce por contagio, algo sencillo si tenemos en cuenta que los peques se pasan el día entero jugando entre ellos.

Y como dice el refrán, “más vale prevenir que curar”, es importante que cuando llegue el buen tiempo lavemos el cabello de nuestros hijos con un champú especial para piojos, así como al menos dos veces a la semana, pasar un peine especial para ver si tienen liendres o piojos.

La importancia de la hidratación

Los bebés se muestran mucho más sensibles a la deshidratación que los adultos, por ello, especialmente en zonas donde hace mucho calor, es indispensable asegurarnos de que reciban la cantidad de líquido adecuada para mantenerse hidratados.

En caso de los bebés que todavía están tomando pecho, no es necesario darles agua, pero sí que sería recomendable que aumentases la frecuencia de cada toma.

Protección solar

El sol es uno de los principales protagonistas del verano, un protagonista que se puede convertir en nuestro peor enemigo si no nos protegemos de él como debemos. En el caso de los bebés, esta protección debe ser mucho mayor, ya que tienen la piel extremadamente sensible a los rayos del sol, hasta el punto de que en caso de estar mucho tiempo expuesto al sol sin la protección necesaria, podrían sufrir problemas graves en el futuro.

Ponles una gorra o un gorrito que les proteja la cabeza, unas gafas de sol y una crema solar con factor 40 o 50.

Alimentación saludable

Durante el verano, debido a los helados, los refrescos o las propias vacaciones de verano, los peques acostumbran a comer peor, algo que puede traer malas consecuencias en el futuro. Es importante que durante el verano sigan perfectamente alimentados, ya que les aportará la hidratación necesaria y además les permitirá crecer fuertes y sanos.

Cuidado con la otitis

La otitis es uno de los problemas que con mayor frecuencia a los peques en la época de verano. Esto es debido principalmente a que al salir de la piscina o de la playa, se les queda agua incrustada dentro del oído, por ello es importante que después del baño, además de ducharle, le saques el agua que se le haya podido quedar dentro del oído y limpies sus orejas.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *